Ir al contenido principal

SU NOMBRE



Cada mañana era un ritual, los rituales le daban desconfianza y confianza era lo que necesitaba para hacer aquel ritual.
Prendió luz a una vela e invocó al Dios Sol y la Hermana Luna y en un papel muy arrugado el nombre de su amado, le dijeron que lo hiciera con la Luna Nueva en Leo y el fin de los eclipses para que su energía se desbloqueara.
Todo listo, la vela y el papel menos su confianza en aquel ritual.
Cerró los ojos, respiró hondo y dejó ir su deseo en su papel escrito debajo de la vela roja para allanar caminos...al abrir los ojos el papel se había abierto y no era el nombre de su amado el que estaba escrito, algunas lágrimas se deslizaron por sus mejillas, casi sin respiración se atrevió a leerlo en voz alta, era un nombre de mujer, era su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Más

Ahora qué he aprendido qué lo aprendido no sirve para Ser ni Estar. Ahora que perdió poder tener el control, Ahora que llega abril y a Sabina le siguen robando el mes, que me siento más libre y menos vieja, más niña y menos seria, ahora decides irte Ahora que me atreví a sonreír con el corazón y desnudarme sin pudor en el mar, vas y te alejas de mi Ahora que me encuentro y encuentro sentido a mi silencio, vas y desapareces.

Sueño lo que escribo y escribo lo que siento

CAÓTICA

Cuando leas esto ya habré perdido otra batalla con la dieta y habré ganado otra medalla a la más rápida en llegar tarde a tu vida, cuando leas esto ya será mañana o tal vez ni siquiera lo llegues a leer.
Leer es lo que quiero, quiero leer novelas de amor de Corín Tellado, las que ya no quedan en las librerías. Leer aquello que es muy intenso para que mi vida sea más plana, aunque sigo subida una noria o una montaña rusa. Tengo que contarte que sigo viviendo en el alambre, a veces no sé caminar por tierra firme, tropiezo más en llano que en las alturas.

Un día me dijeron que lo que digas después del, pero no sirve o era antes, no lo recuerdo bien, tal vez será después del, pero; mi madre a las manzanas le llamaba peros, aún no sé si tiene sentido, pero en mi casa es muy común. También es muy común llamarle a los picos de pan, palillos, esto tiene que ser el andaluz y sus giros gramaticales llenos de pellizcos.
Sigo siendo igual de caótica salvo cuando cuido de tu sonrisa, ahí soy firme y …