Entradas

Entrada destacada

Hoy de nuevo te miro

Imagen
Ay mi niña, ahora que te entiendo, me doy cuenta de que sola no puedes llevar las riendas de mi vida. Ay niña, que me traes mi corazón en tu diario de los treces para que me reconozca en las pegatinas de aquella vieja revista. Ya ves, ahora que sigo persiguiendo sueños e intento colocar la última pieza en el puzle, vas y me dices que quieres bailar de puntillas bajo el manto de estrellas y a los pies de la Maroma. Me sigue emocionando reconocerte en el espejo, detrás de cada arruga estás tú, detrás de cada sonrisa está tu risa contagiosa y ese brillo de ojos con pestañas rubias. Tu mirada limpia me paraliza y mis manos se llenan de amor al poderte abrazar. Ahora que entiendo que la felicidad deja siempre un damnificado o varios, vas tú y me pides un helado de chocolate. Ya ves, ya tiene todo más sentido y menos toxinas, más corazón y menos dolor, ahora vienes y quieres hacer castillos en la playa, oler el mar al amanecer y saltar en la nieve. Ahora solo me queda rendirme en ti y nacer de ti.

Más

Imagen
Ahora qué he aprendido qué lo aprendido no sirve para Ser ni Estar. Ahora que perdió poder tener el control, Ahora que llega abril y a Sabina le siguen robando el mes, que me siento más libre y menos vieja, más niña y menos seria, ahora decides irte Ahora que me atreví a sonreír con el corazón y desnudarme sin pudor en el mar, vas y te alejas de mi Ahora que me encuentro y encuentro sentido a mi silencio, vas y desapareces.

Sueño lo que escribo y escribo lo que siento

Imagen

EL ARTE DE GUSTAR

Imagen
No entiendo de gustos, no soy experta en GUSTAR, solo sé que me gusta el gusto de gustar, el placer de coincidir, el deleite de desnudarme despacio sabiendo que me observas a través de tu mirada, el saborear de tus labios un buen vino me hace que me guste más la vida aún de lo que me gusta. Me gusta sentir tu respiración en mi cuello, me gusta buscarte sin que me busques, me turba tus ganas de seguir gustándome, me enloquece saber que todo esto y más eres tú. Me gusta acariciar tu cuerpo, me gustan tus caricias, me gusta soltar caderas y ese movimiento tan sutil de mi cuerpo al conectarse conel ritmo de tu cuerpo mientras hacemos el amor. Me gusta la palabra amor, me gusta la belleza de unos labios recién besados, me gusta tu sonrisa, tu mirada de niño travieso, me gusta la vida. Me gusta el placer de la comida recién hecha, el olor a la ropa limpia y el olor a jazmín de mi tierra, me gustas y no sé si te lo he dicho alguna vez. No entiendo de gustos literarios, pero me gusta escribir, me …

Una mágica locura

Imagen
Él pensaba que sus pensamientos eran transparentes, así que cerraba los ojos y apretaba la frente para no pensar, ella en cambio decía que podía hacer magia con sus pensamientos, tenía infinidad de colores en su cabeza; él cuando iba a visitarla intentaba no pensar en ella y en ese intento se sonrojaba y un día casi que se ahogaba de aguanta la respiración. Ella iba por la calle pensando que era mágico todo lo que le rodeaba, así que nunca en su caminar encontraba nada feo y si se lo encontraba ella con su magia lo envolvía de colores. Él un día se gastó el premio de un boleto de lotería en flores para ella, lo curioso es que las compró una semana antes de poder ir a visitarla y el día de la visita, las flores estaban mustias.
Eran novios, al menos él lo pensaba y pensaba que ella lo sabía, porque sus pensamientos eran transparentes; en cambio ella pensaba que su historia con Lucas era mágica porque sus pensamientos eran mágicos y él era el mago en su vida.

LA DORMILONA

Imagen
Cierran sus ojos cuando sale el sol y duermen durante horas. Más tarde, cuando comienza a oscurecer, los ojos de las farolas llenos de luces se encienden para iluminar nuestras calles. Así es, las puedes ver trabajar en calles vacías, cuando toda la cuidad duerme y a veces la luna es el único testigo de su labor, excepto a una de ellas; Vivía en un parque de la ciudad y la llamaban “la dormilona” porque se pasaba la noche durmiendo y por el día cuando nadie necesitaba de su luz, se mantenía encendida y brillante. Sus compañeras se pasaban el día reganándole: - ¡Cómo sigas así acabarán por pensar que estás aburrida!
- Y dijo la farola, os equivocáis me gusta iluminar los ojos tristes de los niños que vienen al parque cada tarde y verlos como me miran y a veces hasta le guiño un ojo.


Escrito por Elena Chicano Holgado

LA SERENA

Imagen
La serena de tus sueños, aquel faro que siempre te concede el camino de vuelta en la inmensa oscuridad del mar en noches sin luna llena, aquella mujer con olor en sus manos de pan recién hecho, eso era yo para ti.
Tal vez eso era para todos y no me había dado cuenta, ese roble que nunca se rompe, esa piedra a la que te puedes agarrar en tu subida a la montaña, eso que siempre sabes que está para ti y para todos.
Me olvidé de mi físico, me olvidé del brillo de mis ojos, aunque al parecer siguen brillando en noches sin estrellas dicen que son los puntos de luz en tu oscuridad.

Me olvidé de amar, sí, de amarme tal vez nunca supe hacerlo, tal vez era lo que me quedaba por aprender AMAR.


Esto solo era una cita, tal vez la letra de un desgastado cantautor o solo es ese suspiro que nadie cuenta pero que sí cuenta en tu interior.