Un sueño Europeo

Pero la gente no sabe de ti….(se lo robé a una canción), 11 taxis libres (también se lo robé a Andrés Suarez)
Daniel sueña con ir a Europa, sueña enamorarse de Carmen de España, sensual apasionada y desinhibida , sueña con ir a Madrid y comprar un playera ( camiseta de verano, en España) del Real Madrid, sueña beber una copa de vino contemplando unos ojos llenos de brillo, una voz bonita  y mirar de reojo un buen escote y luego poder acariciar unas largas piernas desde el tobillo hasta donde se dibuja el monte de Venus, eso solo sueña, su vida está anclada , atrapada desde hace varios años, tiene una vida aburrida, nada excitante, está cansado de cuidar, está cansado de vivir para otros, nada nuevo que contar, nada nuevo que vivir, de lunes a sábado trabajando duro para que otros entienda que se puede vivir sin depender de nada; pero él cuando nadie lo ve sigue soñando, sigue triste; no comparte mucho sus emociones aunque aparentemente es un hombre equilibrado tiene una debilidad y se llama Carmen, cada día , cada noche y a cada rato o todo el rato sueña con ella, recuenta las horas y los kilómetros que les separa.
Daniel vive una doble vida ¿cómo? Sí ¡cuéntame!, bueno no es nada del otro mundo, al conocer a Carmen en un curso de verano, le gustó tanto su risa, su manera de hablar que no fue capaz de contestar y ¿tú estás casado?  No soltero y sin hijos – ah como yo soltera y sin hijos y ¿llevas mucho tiempo sin pareja? Uy sí mucho creo que no le gusto a las mujeres, creo que voy a probar con los chicos- entre risas y con eternas conversaciones, pasaron las dos semanas del curso de verano, rodeado de flores y el encanto de las noches a orillas del Mediterráneo.
Daniel cada noche al llegar al hotel se conecta al skippe y habla con Carmen, la de México y con sus hijos, es verdad que es soltero, pero tiene pareja desde hace tres años y conviven con los dos hijos de ella y con su hijo. Les cuenta lo bonita que es esta ciudad, les cuenta como son sus mujeres, sus comidas y todos juntos sueñas con poder venir de turismo a Europa.
De vuelta a casa, a la rutina antes de irse se funde en un abrazo con esta mujer que le hace sentir vivo, alegre, vital, ella es tan distinta a él, tanto que mientras él la observa ella le puede contar mil historias divertidas en medio segundo. Se prometen seguir en contacto y al principio todo fluye con normalidad hasta que un buen día, Daniel deja de escribir y Carmen que se autoanaliza por todo, se llena de culpa, hace terapia incluso, cree que está loca.
Pasado un mes recibe un Gmail de una chica que tal como escribe lo ha hecho llena de miedo y de pánico, pero ese pánico que dice que “no me quites lo que es mío”, la otra Carmen lo recibe justo antes de ir a trabajar y claro como es tan impulsiva le contesta de inmediato y se intercambia información, las dos están llenas de miedo e inseguridades, indagan y al final la chica del mediterráneo se retira, pero antes le envía mensajes llenos de rabia, de enfado e incluso de impotencia.
Llora, llora, llora y no para de llorar y no para de preguntar ¿por qué? ¿ para qué? Esa noche no duerme e incluso a la mañana siguiente decide ir a acupuntura para que las agujas chinas la serenen, pero nada puede hasta que se va a dar un paseo a orillas del mar y le viene la emoción, el sentimiento, a ella le gustaba Daniel, no era el físico que ella buscaba, no era ese príncipe azul no era que sus mensajes de buen día, cuídate, oralé muy bien le tranquilizaba era como estar en casa y al parecer él no pensaba lo mismo.
Y ¿qué pasó después? Nada la chica de Sevilla sigue su camino, ha llorado tanto que ya no le queda lágrimas, pero como ella cree profundamente en el poder del Universo, sabe que algún día , le dará una respuesta, sabe que en el corazón de Daniel siempre quedará su recuerdo y también siente que aunque él , le ha mentido y mucho , a él le cautivó su honestidad, su voz bonita y mucho más…algún día Daniel le enviará un mensaje lleno de amor de ese que aunque sabes que nunca se volverán a ver siempre pero siempre les unirá la palabra ORALE.

Y Daniel, sigue en su trabajo con su chica, sus hijos y sigue soñando con Madrid, con Barcelona, con viajar y poder atreverse a romper con todos y todo y cruzar el charco para vivir sus sueños… 

Comentarios

Entradas populares