Ir al contenido principal

GANAS


Mis ganas de escribir y no sé donde poner las comas, mis ganas de enamorarme de ti sin aún conocerte solo con soñarte ya de nuevo respiro vida, mis ganas de unir palabras con tu voz y mi voz con tus ganas y hacer un cóctel para beberte, saborearte y luego tomarte muy despacio a orillas de tu mar, de mi playa con mis pies desnudos y tus ganas inventadas por mí.
Vivir sin prisa como lo hacen los niños en verano, jugar con un barco de papel; mis primeras ganas, tus ganas renovadas, de eso quiero escribir y no se hacerlo, ni siquiera sé dónde poner los puntos suspensivos, solo se que quiero poner más de tres puntos y menos de mil para que te de tiempo de volver mientras te espero mirando el sur siempre mirando sur y desde el sur, manías de niña chica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Más

Ahora qué he aprendido qué lo aprendido no sirve para Ser ni Estar. Ahora que perdió poder tener el control, Ahora que llega abril y a Sabina le siguen robando el mes, que me siento más libre y menos vieja, más niña y menos seria, ahora decides irte Ahora que me atreví a sonreír con el corazón y desnudarme sin pudor en el mar, vas y te alejas de mi Ahora que me encuentro y encuentro sentido a mi silencio, vas y desapareces.

Sueño lo que escribo y escribo lo que siento

CAÓTICA

Cuando leas esto ya habré perdido otra batalla con la dieta y habré ganado otra medalla a la más rápida en llegar tarde a tu vida, cuando leas esto ya será mañana o tal vez ni siquiera lo llegues a leer.
Leer es lo que quiero, quiero leer novelas de amor de Corín Tellado, las que ya no quedan en las librerías. Leer aquello que es muy intenso para que mi vida sea más plana, aunque sigo subida una noria o una montaña rusa. Tengo que contarte que sigo viviendo en el alambre, a veces no sé caminar por tierra firme, tropiezo más en llano que en las alturas.

Un día me dijeron que lo que digas después del, pero no sirve o era antes, no lo recuerdo bien, tal vez será después del, pero; mi madre a las manzanas le llamaba peros, aún no sé si tiene sentido, pero en mi casa es muy común. También es muy común llamarle a los picos de pan, palillos, esto tiene que ser el andaluz y sus giros gramaticales llenos de pellizcos.
Sigo siendo igual de caótica salvo cuando cuido de tu sonrisa, ahí soy firme y …