Ir al contenido principal

HIPO

 Los lunes no quería amanecer en otra cama que no fuese la suya, tenía un secreto; todos los lunes le despertaba el hipo, era rarísimo, pero le sucedía cada lunes desde que cumplió ocho años.
A veces se preguntaba por qué a ella; se había convertido en un ritual, todos los lunes. Los domingos casi siempre estaba más nerviosa de lo normal, como era un secreto no quería compartirlo con nadie, solo pensarlo ya le ahogaba la pena, le sudaban las manos e incluso lloraba, no recordaba un solo lunes sin hipo.
Este domingo se dejó llevar por el susurro de una voz que le invitaba a quererse y dejarse querer, se olvidó de su ritual y de su ahogo de vida y durmió en otros brazos que no eran los suyos, al amanecer era lunes y el hipo ya no le despertó, por un solo instante respiro vida

Comentarios

Entradas populares de este blog

Más

Ahora qué he aprendido qué lo aprendido no sirve para Ser ni Estar. Ahora que perdió poder tener el control, Ahora que llega abril y a Sabina le siguen robando el mes, que me siento más libre y menos vieja, más niña y menos seria, ahora decides irte Ahora que me atreví a sonreír con el corazón y desnudarme sin pudor en el mar, vas y te alejas de mi Ahora que me encuentro y encuentro sentido a mi silencio, vas y desapareces.

Sueño lo que escribo y escribo lo que siento

CAÓTICA

Cuando leas esto ya habré perdido otra batalla con la dieta y habré ganado otra medalla a la más rápida en llegar tarde a tu vida, cuando leas esto ya será mañana o tal vez ni siquiera lo llegues a leer.
Leer es lo que quiero, quiero leer novelas de amor de Corín Tellado, las que ya no quedan en las librerías. Leer aquello que es muy intenso para que mi vida sea más plana, aunque sigo subida una noria o una montaña rusa. Tengo que contarte que sigo viviendo en el alambre, a veces no sé caminar por tierra firme, tropiezo más en llano que en las alturas.

Un día me dijeron que lo que digas después del, pero no sirve o era antes, no lo recuerdo bien, tal vez será después del, pero; mi madre a las manzanas le llamaba peros, aún no sé si tiene sentido, pero en mi casa es muy común. También es muy común llamarle a los picos de pan, palillos, esto tiene que ser el andaluz y sus giros gramaticales llenos de pellizcos.
Sigo siendo igual de caótica salvo cuando cuido de tu sonrisa, ahí soy firme y …