POSTALES TÍPICAS DE UN VIAJE

Muy despacio ha caído la tarde, se acerca la noche, es una buena noche de verano,ha refrescado, ¡¡menos mal!!, ha sido un día muy caluroso y la humedad casi no me dejaba respirar…
Ahora hemos bajado a dar un paseo por los alrededores del hotel, a penas hay ruido exterior, el centro del pueblo queda a unos 10 minutos  de aquí…; sín querer el paseo nos ha conducido al centro, empieza el bullicio típico de una noche de verano, la risa de unos niños me hace mirar hacia un  carrusel de feria…., (a mí me encantaba pasearme en ese tipo de carricoche) según bajamos ya nos hemos mezclado con los habitantes de este pueblo, la gente pasea despacio, se saluda cordialmente, abrazos, risas y miradas de complicidad entre ellos, el caminar nos está conduciendo hacia la plaza del ayuntamiento (parece que algún acontecimiento importante para el pueblo acaba de terminar, mucha gente viene caminando hacia nosotros, que curioso, un fraile capuchino nos ha saludado..., nos seguimos encontrando más y más personas, entre ellas, unas monjitas….¡¡qué extraño ver monjas por la noche, paseando y mientras disfrutan de un helado de chocolate!!.umm, que buena pinta….
Las terrazas de los bares están llenas de familia compartiendo una buena cena bajo el cielo del mes de Agosto…
Nos llama la atención un bar muy pequeño, es lo más parecido a una tasca de allí, no tiene puerta sino una cortina de flecos, de esas que nos encontramos en cualquier patio andaluz, salen unas chicas jóvenes con unos trozos de pizzas y se sientan en un escalón a disfrutar de la cena….¡¡¡yo quiero!!!
Entramos en la tasca y compramos un par de trozos de pizzas( con trocitos de queso mozarella , albahaca y tomate)….. un par de birras…
Para disfrutar de la espectular cena, el mejor sitio del mundo “un trocito de banco de la plaza del pueblo, compartido con un grupo de personas mayores,” y allí rodeados de los vecinos del pueblo creo que me he comido el mejor trozo de pizza de mi vida…, sin apenas hablar, atenta a lo que me rodeaba, “el ladrido de un perro que  no le gustaba un hombre que pasaba por allí, unas niñas paseando en bicicleta, el rornoneo de una pareja de adolescente……paz……..
Empieza a refrescar y es hora de volver hacia el hotel, la gente del pueblo sigue disfrutando de la noche , el tiempo aquí parece que no pasa, he mirado un par de veces el reloj y aún es pronto….uy,  me quedaría un par de días más aquí, por momentos mi mente ha descansado e incluso se centró y entró en calma……., bueno ya me despido….te escribo esta postal desde SAN GIOVANNI DI ROTONDO…… son las dos de la madrugada…hora local…….

Comentarios

Entradas populares