MI ZONA DE CONFORT ( segunda parte)


El proceso de salir de “mi zona de confort” es largo, ¡no te creas!, requiere constancia, paciencia  e intuición y lo más importante para mí FE, en tí, en Dios o en lo que tú quieras llamar a esta energía que mueve este mundo.
Vivimos bastante cómodos en nuestra pequeña parcela de confort, justificando todo, culpando al otro por todo lo que nos sucede a diario, nos encanta poner etiquetas, y posponer para mañana ese miedo que a veces o casi siempre viene vestido de pensamientos poco recomendables.
Después de hacer mi lista de miedos, me fui de paseo por mi pasado, sí cierto es que no es recomendable vivir en él, pero sí que es bueno, buenísimo ir a ver como sigue para comprobar que se quedó limpio y  con luz aquel habitáculo.
No sé cómo anduve para llegar, pero llegué, y para mi sorpresa allí me encontré personajes antiguos, fotos carcomidas, alguna tela de araña, y algún que otra puerta cerrada sin poder abrir………
Esta visita aún cuando la hice momentáneamente; la mente qué es muy lista y sobre todo muy pesada, me lanzaba y me sigue lanzando recuerdos, imágenes de lugares, de personas que no está aquí y ahora; pero no me asusté, no o por lo menos no me enfadé que suele ser lo mismo; ahora tengo más herramientas, y las puedo usar para mí;
Es asombroso cómo puedes cambiar algo tan sólo con sentirlo de otra manera, mirarlo con compasión y sobre todo, practicar el perdón……
Bueno hasta aquí puedo contar y compartir esta pequeña aventura de descubrir mi Interior……………

Comentarios

  1. Yo, aun cielo no puedo ir a visitar mi pasado por ser muy reciente, espero poder hacerlo algún día sin ese miedo y poder comprobar que la estancia que ahora esta sin luz, vuelve a brillar.
    Besos como siempre genial.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares