DOÑA JUANITA (FINAL)


Maravillosamente excitada, nerviosa, feliz, con sentimientos en pleno desencuentro, sentimientos que descubría por primera vez en su piel, esos que tan bien se conocía por la lectura interminable de aquellas novelas de amores prohibidos;
Esta noche al apagar la lamparilla de su mesita, le venían los olores, sabores nuevos que por primera vez pudo descubrir de mano su maestro………….
A la mañana siguiente, tocaba ir a misa y hacer sus labores, aquellas que le pertenecían por ser una “señorita bien”, hoy al volverse a ver en aquel espejo de estilo isabelino pensó “soy feliz”……
Esa tarde, mientras se podía oír ensañar las bandas del pueblo, que acompañarán a las cofradías este Jueves Santo; la señora Inés le dijo “hija que bien te sienta la primavera”; sí mamá será la primavera  sí……..
Lunes de nuevo, y último, antes de las vacaciones de Semana Santa, antes de entrar al colegio, lo buscó con la mirada pero no lo vio, “pensó se habrá quedado dormido”, justo antes de entrar al aula, la voz de un hombre le daba los buenos días, ( un escalofrío le recorrió el cuerpo) buenos días Don Fernando…
Al terminar la jornada laboral, Fernando la buscó de nuevo; ella lo estaba esperando; él la acompañó a casa, mientras paseaban hasta llegar a la casa de Juanita, Fernando le enseñó un papel medio arrugado que llevaba en la mano; era el despido de Fernando, después de las vacaciones se incorporaba de nuevo Doña Aurora, la titular de la plaza;
Juanita no podía caminar, no podía creérselo pero era cierto lo que estaba leyendo, se incorporaba antes de tiempo, o al menos eso pensó ella en ese preciso momento.
Por primera vez desde que conocía a Fernando, él permaneció callado, cabizbajo y sin  apenas respirar………
Fernando debía abandonar ese viernes el colegio y de nuevo esperar que nuevamente lo volvieran a llamar para otra escuela.
¿Qué iba a pasar ahora?, no podía pasarle a ella esto, no por primera vez se había enamorado de un hombre real y zas el destino le dijo que ahora  él debía marcharse………..
Fernando y ella volvieron a verse esta vez a escondida en casa de él, y este le contó cuáles eran sus planes y entre ellos era volver a por ella y formalizar ese noviazgo para poder iniciar una vida en común, ella lo creyó firmemente;……………..
Tanto confío en él que lo esperó días, meses y esos meses se convirtieron en años, y esos años; mientras Juanita se quedó sin brillo, sin luz; la vida sin Fernando no tenía sentido, así años tras años, se convirtió en una mujer gélida, recta y sólo le brillan los ojos al recordarlo; nunca volvió a saber de él, nunca le respondió a ninguna carta, nunca más se entregó al amor de un hombre………….

Hoy,desde la ventana de su salón puede ver la calle principal del pueblo, hoy un grupo de pequeños van de excursión, a visitar la parte antigua del pueblo, sin querer les sigue con la mirada y recuerda con nitidez aquel día que siendo maestra y joven la vida le propuso cambiar el rumbo….









Comentarios

  1. Los pelos de punta...la canción, totalmente apropiada. Bello, y a la vez tan triste....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares