Una Postal desde Machupicchu


Bien temprano, casi de madrugada vamos camino de AGUAS CALIENTE, primero un autobús  desde Cusco nos deja en una pequeña estación de tren llamada Poroy que significa” por hoy” y de allí nos quedan tres horas de viaje en tren.
Un tren diseñado para ver el paisaje exterior, un techo de cristales, que se convierte en el mirador perfecto  casi mágico, desfiladeros de montañas, hasta donde alcanza tu vista, una pequeña  vía es el hilo conductor que nos adentra en plena naturaleza, un río cargado de agua, agua limpia, cristalina, a lo lejos solo se vislumbra una única montaña nevada “lágrima sagrada” le llamaron los Incas, y cuando llegaron los españoles le llamaron “Verónica”. El trayecto es ameno y agradable, los viajeros que ocupamos casi todos los vagones del tren,somos turistas con hambre de Machupicchu y de naturaleza.
Vemos como senderista valientes deciden caminar por los senderos de las montañas y hacer el “Camino Inca”, es un camino que se divide en varias etapas, que nace prácticamente en Cusco y pasa por el Valle sagrado hasta llegar a Machupichu.
En el trayecto te ofrecen café o mate de coca para aliviar el mal de altura, aunque la zona de aguas caliente está un poco más bajo que Cusco acompañado de unas deliciosas snacks de plátanos y maíz recubierto de chocolate.
Anuncian por megafonía que nos faltan varios minutos para llegar a Aguas calientes, un pueblo que se ha reinventado  a raíz de la visita de miles de turistas a la ciudad sagrada, un mercadillo gigante a las puertas del pueblo, allí oriundos del lugar vende regalitos y cosas típica.
Un pequeño paseo en autobús nos conduce a puertas del machupicchu; para entrar es necesario tu pasaporte y para hacer constancia que cruzas la puerta al lugar sagrado de los Incas, su sello correspondiente
Y cuando por fin te dejan adéntrate en ese lugar mágico……. ¡no puedo explicarte con palabras lo que ven mis ojos y siento! ¡No puedo parar de mirar las montañas que rodean la ciudad sagrada de los Incas, por instante  dejo de atender a las explicaciones del guía para dejarme llevar por la magia de la madre naturaleza….
Mientras estamos allí, una ligera brisa anuncia lluvia y vemos perfectamente como se desplazan las nubes y van dejando lluvia hasta llegar al lugar donde estamos nosotros.
Un lugar relativamente nuevo para el mundo, descubierto en 1911, y conocido desde siempre por los campesinos del lugar.
Allí se encuentra una de las maravillas del mundo, un lugar mágico, elegido por la civilización Inca para sus ritos y ofrendas, un lugar diseñado para darle culto a la madre naturaleza y al rey solar…………¡prometo volver!  Eso me lo repito una mil veces mientras bajo para ir a pernoctar al hotel.....................

Comentarios

Entradas populares